Sin olvidar lo que Triana fue

Barro Azul es un proyecto que trabaja por conseguir el reconocimiento necesario sobre el patrimonio cerámico de Sevilla. Ubicado en la calle que lleva el nombre de esta profesión, y rodeada de compañeras alfareras, esta empresa trabaja con talleres, cursos, visitas y distintos eventos culturales para conseguir la máxima divulgación de esta actividad tan antigua.

BarroAzul nace de Paula Felizón (antropóloga y ceramista) y Antonio Librero (historiador del arte y gestor cultural). Ambos llevan trabajando en el mundo de la cerámica artística varios años, y tras colaborar como documentalistas para el Centro Cerámica Triana, decidieron aplicar sus conocimientos y ponerlos a disposición del público de una manera cercana.

Entre sus actividades destacan los talleres. BarroAzul consigue crear un espacio dedicado a la cerámica dándole una vuelta de tuerca más, consiguiendo hacer de esta actividad tan tradicional algo totalmente innovador y dinámico. De esta manera, la empresa ofrece talleres para grupos, ya sean empresas, turistas, etc… y para los más pequeños de la casa.

Al mismo tiempo, BarroAzul pone en marcha un servicio de coworking, ofreciendo un espacio de creación que brinda sus instalaciones a aquellos que quieran iniciarse o avanzar en sus habilidades como ceramistas. La empresa también ofrece cursos de cerámica para aquellos que se quieran inciar en esta labor artística a la par que pone a la disposición del público distintos pack culturales relacionados con este arte.

¿Y de dónde viene el nombre de la empresa? Fácil. Este nombre tiene como explicación las palabras de unos de los últimos alfareros de Triana. Este habla de los tipos de barro que existen a través de una explicación llena de cariño: “De la vega de Triana se traía el barro azul, que era como gris, era muy bueno, casi chicle, pero era muy bravo y se rajaba. Había otro barro más amarillo, que se llamaba “alagartao”. Éste se le añadía al azul para que no se rompiera y darle más fuerza. Los dos se extraían de la misma zona, pero de distintas vetas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *