Sevilla para la bicicleta

sevilla bicicleta

El 19 de abril de 1943, el químico suizo Albert Hofmann decidió comprobar los efectos alucinógenos de la dietilamida de ácido lisérgico (LSD). Tras ingerir una dosis, el científico emprendió el regreso a casa en el que debe haber sido el viaje en bicicleta más alucinante de la historia. Este curioso episodio fue tomado como excusa para que desde 1985 todos podamos dedicar un día a celebrar la existencia y popularidad de este medio de transporte. Y en Sevilla tenemos muchos motivos.

En efecto, Sevilla parece hecha para ser recorrida a pedales. Climatología favorable, perfil llano y más de 160 kilómetros de carril bici para ir de punta a punta de la ciudad de manera saludable y no contaminante. Natural que proliferen los ciclistas locales y que los visitantes no puedan resistirse a conocer la capital hispalense sobre ruedas y bajo los rayos del sol.

Como método de transporte, como alternativa de ocio y, de manera creciente, también para la movilidad turística. ¿Has probado a conocer el Parque de María Luisa con Cyclotour? ¿Has comprobado cómo han proliferado los servicios de alquiler de bicicletas por todo el centro de la ciudad? ¿Te imaginas conocer la Sevilla de Murillo en bicicleta eléctrica?

No será por opciones diferentes y singulares, también tradicionales, para subirse al sillín. Y no hace falta que sea el Día Mundial de la Bicicleta, cada día es una oportunidad de coger la bici y recorrer Sevilla de manera ágil, cómoda, saludable, sostenible y divertida. Ya sean las callejuelas más serpenteantes del centro, los parques y jardines, las grandes avenidas, la ribera del Guadalquivir e incluso sobre el propio río si es a través de la pasarela junto al Jardín Americano, en la Cartuja.

¿Quién se apunta? Sevilla parece hecha para la bicicleta y la bicicleta, hecha para Sevilla.

 

Foto: Consorcio de Turismo de Sevilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *