NO-LUGAR, la gastronomía en compañía del arte

Tras una sorprendente cristalera, nace la duda de saber si la impresionante decoración que se refugia tras ella es un restaurante o una tienda de diseño. Efectivamente es un restaurante, y no cualquiera sino No Lugar the Art Company, ubicado en la calle Trajano, la cual desemboca en una de las plazas más frecuentadas de Sevilla, La Alameda. Este gastrobar se ha convertido ya en la cuna de la sociedad gastronómica moderna y actúa como un refugio para aquellos sibaritas que se dejan llevar por las nuevas tendencias y por el arte.

Cuidando hasta el más mínimo detalle y con unas mesas repletas de platos de cerámica, el restaurante No Lugar no solo es un restaurante al uso, sino que también ofrece un cobijo para el arte estableciendo así un lazo de unión entre estos dos placeres.

De la mano de los hermanos Cristina Galeote y Álvaro Díaz Fernández, los cuales cuentan con otro de los bares más conocidos en barrio de La Alameda, Red House Art & Food, la oferta gastronómica que ofrecen en el restaurante sigue la línea de la comida mediterránea pero aportando su toque especial. En este caso, al hablar de toque especial hablamos de la cocina hindú y árabe, las cuales consiguen trabajar y combinar a la perfección el equipo culinario de No Lugar.

Con una carta fragmentada en tres resultones grupos, Del corral, Del mar y Del campo, el restaurante no abandona el gusto por las tapas, ofreciendo algunas como la ensalada de bacalao, el tajine de albóndigas o el cuscús con langostinos. Además, el restaurante cuenta con una nevera, si, como lo oyes, con una nevera que está a la vista del público y le da un toque más cercano y moderno, en la cual se puede encontrar diferentes tipos de aquellas cervezas que tan de moda está hoy en día, las artesanales.

El establecimiento, al mismo tiempo que reparte comida a sus comensales, cuelga de sus paredes obras de distintos artistas independientes, dándoles así una oportunidad y haciendo de una simple cena o comida una propuesta multisensorial.

Una de sus principales peculiaridades,siguiendo en la línea de arte y gastronomía, es la opción del Menú del Artista, es decir, un menú seleccionado completamente por el artista que exponga sus obras en aquel momento de manera que el artista elige aquellos alimentos que él o ella considere más próximos a sus propios cuadros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *