Los cuadros de Murillo en el Alcázar

Todos los lugares más emblemáticos  de la ciudad participarán en la celebración del Año Murillo, y el Alcázar de Sevilla no podía ser menos. Murillo no pintó para este lugar, pero sus cuadros tienen relación con el Alcázar.

En 1810 se produjo la invasión francesa de España por las tropas de Napoleón. El Alcázar de Sevilla fue convertido por el Mariscal Soult en un “Museo Napoleónico”. Allí se llevaron obras que fueron expropiadas de diferentes lugares de Sevilla. El objetivo real no era exponer estas obras al público, si no robarlas para llevarlas a Francia posteriormente. Se almacenaron un total de 999 obras. 45 de ellas eran de Murillo.

Cuando fueron expulsados los franceses en 1813 sólo quedaban ocho de las obras de Murillo  en el Real Alcázar de Sevilla. Una de las pinturas que quedó fue “San Francisco Solano y el toro”. Esta fue pintada para el Convento de San Francisco, aunque actualmente se encuentra en el Real Alcázar.

La pintura representa al fraile Francisco Solano haciendo un milagro. En ella se ve como el santo ata los cuernos de un toro con el cordón de su hábito. Mientras tanto, el pueblo lo mira asombrado.

Además de las pinturas, las representaciones teatrales nocturnas que se llevan a cabo en el Alcázar estarán dedicadas a Murillo y orientadas en su época.

El horario de visita será de lunes a domingo de 9:30 a 17 horas. Su precio es de 9.50 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *