La cerveza sevillana

En 1904 salió a la calle la primera cerveza Cruzcampo y a partir de ese momento, esta empresa con tintes muy andaluces no ha parado de crear y crecer a pasos de gigante.

Entre lazos familiares, concretamente los de Tomás y Roberto Osborne Guezala, ambos naturales de El Puerto de Santa María, Cruzcampo nació y encontró en Sevilla, cerca de un templete con una cruz conocido como la Cruz del Campo, un lugar donde asentarse.

Desde ese momento, muchos han sido los productos que han ido creando y lanzando al exterior llegando a convertirse en 2004 en una de las cervezas más vendidas a nivel europeo.

Cruzcampo Pilsen o Cruzcampo a secas, es el producto estrella de esta compañía. Con un sabor personal se ha convertido en una seña de Andalucía, concretamente de Sevilla, donde encontrarte un bar sin esta cerveza es como encontrar una aguja en un pajar.

Cruzcampo no solo se queda ahí, sino que también cuenta con otras variantes cerveceras como Cruzial, una cerveza que mantiene características similares a la clásica pero gracias a su mayor porcentaje de contenido de alcohol presenta una sabor mucho más intenso. Justo al otro extremo, una cerveza suave, con un sabor mucho más refrescante y con notas cítricas, Cruzcampo Radler.

Teniendo en cuenta a todo su público, Cruzcampo posee un producto sin gluten, una cerveza apta para los celíacos pero que sigue conservando el mismo cuerpo e intenso sabor de la cerveza original.

Una cerveza cercana y diferente a las demás que consigue hacerse un hueco entre las más queridas en Sevilla y ya se sabe, con cerveza no hay tristeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *