Hospital de la Caridad

hospital caridad sevilla

El Hospital de la Caridad es uno de los más brillantes ejemplos del arte barroco en Sevilla, una joya histórico-artística que además custodia una de las mejores colecciones de pintura y escultura de la ciudad. Un edificio vinculado a una de las figuras más inspiradoras de Sevilla, Don Miguel de Mañara.

El monumento ocupa una situación de privilegio que históricamente correspondía al arrabal de la Carretería y que incluso lindaba a sus espaldas con la muralla que cercaba Sevilla. En la calle Temprado, a espaldas del Teatro de la Maestranza, junto a las Reales Atarazanas (sobre las que se asienta en parte) y a medio camino entre el corazón Patrimonio de la Humanidad y la ribera del Guadalquivir, con la Torre del Oro como emblema.

El edificio se remonta al siglo XV, con la puesta en marcha de la Hermandad y Cofradía de la santísima Caridad, que se dedicaba a dar un entierro digno a los ajusticiados y a los ahogados en el río. No obstante, fue con Don Miguel de Mañara como Hermano Mayor cuando se finalizó la iglesia y se construyó el hospital, en 1663.

Mañara fue uno de esos personajes que alumbran toda una época en Sevilla. Se cuenta que Tirso de Molina se inspiró en su figura, de la vida libertina a la redención filántropa, para crear la obra El burlador de Sevilla y convidado de piedra, en el que posteriormente se fundamentó el mito de Don Juan.

Volviendo al edificio, la fachada principal de la iglesia es de estilo manierista, planteada como un gran retablo. La torre que se levanta en el costado izquierdo del templo se puede atribuir a Leonardo de Figueroa. Y en el interior destacan sus paños de azulejos, sus patios, yeserías, e incluso vestigios de las Atarazanas. Todo ello sin mencionar uno de los grandes tesoros del Hospital de la Caridad: sus pinturas.

En la colección pictórica destacan las obras de Valdés Leal, en especial la serie de Postrimerías que de manera tan icónica sintetiza la pieza In ictu oculi, la famosa calavera que nos recuerda la fugacidad del mundo. Murillo y otros grandes autores barrocos están igualmente representados en el Hospital de la Caridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *