El Rinconcillo y las Tapas de Sevilla

Sin duda alguna hablar en Sevilla de tapas es hablar del Rinconcillo, el bar más antiguo de Sevilla.Es uno de los más recomendado por todas las guías de la ciudad. Bar con trato sencillo y acierto a la hora de tomar algunas tapas, abre sus puertas cada día para ofrecer lo mejor de la gastronomía sevillana a todos sus parroquianos, turistas y visitantes en general.

Hablar de tapas en el Rinconcillo es hablar de sus Espinacas con garbanzos, de las Pavías de Bacalao, las Berenjenas fritas, la Ensaladilla, el Pescado frito, las Tortillas con guarnición, quesos y sus chacinas extremeñas, el Jamón cortado al vuelo, como en las antiguas abacerías. Sus estanterías repletas de bebidas espirituosas que han visto pasar por ellas a miles de sevillanos y foráneos que cada día abordan su barra centenaria de madera y cobre.

En este bar puedes encontrarte a un turista de Ohio y a un vecino de la Feria. La mezcla siempre es interesante, divertida y diferente. Sabrás que ese o aquel es un turista si lo ves disparando fotos a los jamones colgados, o sevillano por la forma en la que les habla a los camareros, la jerga que se emplea para pedir una u otra tapa. El de aquí pide la Ensaladilla y el de fuera se fija y repite la jugada, es un clásico de este bar.

El edifico tiene varias estancias en la planta baja, y en el planta alta tiene varios salones, para comer más desahogado, para eventos o simplemente para comer más tranquilo. Abajo siempre hay bulla. El local que antes fuera posada y fonda de la Sevilla del siglo XVII hoy es centro neurálgico.

Durante mucho tiempo el lugar fue despacho de vinos, tienda de ultramarinos hasta los años 60, donde todo el local pasa a ser taberna tal y como la conocemos hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *