Cuando el diseño se convierte en cocina

En pleno corazón histórico de Sevilla, en una de sus plazas más emblemáticas, se encuentra Albarama, un restaurante de deliciosos contrastes, no sólo por su alta cocina andaluza de corte creativo, sino también por su moderna decoración que rompe el paisaje de arquitectura plateresca del Ayuntamiento de la capital.

El restaurante Albarama ofrece una propuesta gastronómica distinta que va desde las tapas de autor que se sirven en la zona de tapeo hasta los segundos platos de línea más tradicional de la zona del comedor, pasando por unos entrantes de cocina mediterránea de vanguardia para los que se emplea una depurada técnica culinaria.

El restaurante Albarama ofrece una línea gastronómica distinta, original y vanguardista en la que priman la calidad y una cuidada elaboración, que unidas a un trato exquisito y a una atención personalizada en varios idiomas, proporcionan todos los ingredientes necesarios para el deleite de los comensales más selectos.

La carta del restaurante es renovada cada temporada para ofrecer a sus comensales una mimada selección de platos acordes a la estación, siempre elaborados con materias primas de temporada de la máxima calidad que buscan crear nuevos y sorprendentes sabores. En Albarama la cocina es la auténtica protagonista, por ello está panelada mediante espejo envejecido, dejando una comunicación visual entre ésta y la sala para que el cliente pueda ver siempre el trabajo que en ella se desarrolla.

Para los amantes del buen vino, Albarama dispone de una extensa bodega con más de setenta referencias de caldos nacionales -blancos, tintos y rosados, cavas y champagnes-.

Albarama se estructura en base a la peculiar geometría del local; así, dispone de tres zonas diferenciadas por su decoración y mobiliario: la zona de tapas más informal, caracterizadas por mesas altas para un ambiente más distendido y la parte de mesas bajas que desemboca en el comedor o “patio interior”, amplio, luminoso y muy acogedor, famoso por la originalidad de su lucernario del que se suspenden macetones colgantes con vegetación, como si de un invernadero se tratara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *