Basílica menor del Gran Poder

La Basílica menor del Gran Poder es un templo católico ubicado en la plaza de San Lorenzo, situado en el barrio sevillano del mismo nombre.

Alberto Balbontín de Orta y Antonio Delgado y Roig, arquitectos sevillanos, fueron los encargados de diseñar este edificio que, a pesar de tratarse de un espacio relativamente reciente, arrastra historia por doquier.

En 1992 el Papa Juan Pablo II fue el encargado de otorgar el título de Basílica menor al templo de Jesús del Gran Poder, convirtiéndose así en la segunda iglesia sevillana en adquirir esta distinción por parte de la Santa Sede.

Junto la basílica se encuentra la parroquia de San Lorenzo, la cual data del siglo XIII y mantiene un estilo gótico-mudéjar. Ambas se ubican dentro de la Plaza de San Lorenzo, próxima al casco antiguo de la ciudad.

Esta plaza, en tiempo de los árabes, se constituyó como un patio de abluciones de otra mezquita sobre la que se edificó la actual iglesia de San Lorenzo.

Con una fachada neobarroca, en el interior de la capilla se encuentra una gran cúpula y una forma muy peculiar. La sala se estructura de manera circular, con un gran atrio de entrada y una cúpula con grandes casetones.

Los retablos ubicados en el lugar son obras del tallista Manuel Guzmán Bejarano. El Jesús del Gran Poder, imagen principal de este lugar, se encuentra ubicado en una gran hornacina recubierta de mármol rosa con una parte superior que tiene forma de venera.

Dentro de la Basílica se hace culto a la imagen de Jesús del Gran Poder, talla realizada por Juan de Mesa. Del mismo modo, también son veneradas las imágenes de San Juan Evangelista, también de Juan de Mesa, y la imagen anónima del siglo XVII, la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso. Estas tres figuras procesionan el Viernes Santo, mientras los pasos de los tres son expuestos en una sala-museo en la calle Hernán Cortés, justo detrás de la Basílica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *