Antiquarium

¿Da un edificio tan vanguardista como las Setas de la Encarnación para incluir un yacimiento arqueológico? Pues sí, como extremo contraste entre pasado y presente, la gigantesca construcción de madera de la Plaza de la Encarnación se levanta sobre ruinas romanas. Una excelente oportunidad de conocer cómo era la vida en Híspalis antes de subir al mirador y asomarse a la Sevilla del siglo XXI.

A los pies de Metropol Parasol, el rompedor proyecto del arquitecto alemán Jurgen Mayer, se encuentra el mayor yacimiento arqueológico de la etapa romana de Sevilla. Tras ser descubierto en 1990, no fue hasta dos décadas después que se puso a disposición de los sevillanos y los visitantes de la ciudad ya integrado en el moderno conjunto arquitectónico. Desde entonces podemos imaginar la vida cotidiana de aquella época a través de mosaicos, ánforas y otros objetos cotidianos, así como toda una factoría de salazones.

Todo un centro de interpretación de la historia de Sevilla con restos del periodo romano desde Tiberio (ca. 30 d.C.) hasta el s. VI, así como una casa islámica almohade de los siglos XII y XIII. Y como apoyo para mejor comprensión de todo ese rico pasado, pantallas táctiles que explican cada pieza, cada zona del yacimiento.

En este espacio diáfano de 4.879 metros cuadrados el visitante vive una auténtica inmersión en la Sevilla romana, pero también se ha demostrado como un escenario para representaciones teatrales y para la organización de eventos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *