Antigua Fábrica de Tabacos

antigua real fabrica tabacos rectorado universidad sevilla

Las primeras fábricas de tabaco de Europa se construyeron en Sevilla. Tiene sentido: el tabaco fue uno de los productos que llegaron al Viejo Continente a partir del Descubrimiento de América y Sevilla ostentaba el monopolio del comercio con el Nuevo Mundo. Tras reunir las diferentes factorías en una sola en 1620, es en el siglo XVIII cuando se construye la Real Fábrica de Tabacos de la calle San Fernando. Desde mediados del siglo XX alberga el Rectorado de la Universidad de Sevilla y algunas facultades. Historia de Sevilla con plena vigencia.

El edificio destaca por sus imponentes proporciones y por su arquitectura industrial propia del Antiguo Régimen. Constituye un rectángulo de 185×147 metros, el segundo más grande de España después del monasterio de San Lorenzo de El Escorial. En la construcción de la fábrica, entre 1728 y 1770, intervinieron ingenieros militares españoles y de Países Bajos, que dotaron al conjunto de referencias renacentistas, con aires herrerianos, y que en la fachada principal pasan a barrocos.

Esta gran mole fabril con jardines y foso fue levantada con piedra de Carmona y de Morón de la Frontera en el límite sur del centro histórico. Entre la Puerta de Jerez y el Prado de San Sebastián, a un paso del Parque de María Luisa. Extramuros y canalizando el arroyo Tagarete.

Cuando se puso en marcha empleaba a mil personas, doscientos caballos y ciento setenta molinos. En el siglo XIX se incorporó la mujer como mano de obra, surgiendo así las famosas cigarreras de Sevilla y, a partir de la novela de Próspero Merimée, el mito de Carmen (luego llevado a la ópera por Georges Bizet y al cine, la danza y el teatro en incontables ocasiones).

En 1950 la fabricación se traslada al barrio de Los Remedios y el edificio, que también había servido como cuartel, se acondiciona para albergar a la Universidad de Sevilla. La escultura de La Fama y las azucenas que rematan la fachada principal, obra de Cayetano da Costa en 1757, son hoy el símbolo de la universidad hispalense, lo que revela la estrecha vinculación de una institución con cuatro siglos de historia con un edificio en el que lleva instalada apenas 60 años.

“The edifice, in size at least, is a tobacco Escorial: it has 28 interior patios.”

Richard Ford – A Hand-Book for Travellers in Spain, and readers at home

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *